En este momento estás viendo ¿Cómo hacer más rápida mi computadora?

¿Cómo hacer más rápida mi computadora?

Si algún componente de tu computadora está dañado puede presentar lentitud o congelamiento en el sistema, para esto es necesario antes que nada realizar un diagnóstico de componentes, principalmente Disco Duro y Memoria RAM, recomendamos Hiren’s Boot, un paquete de utilidades gratuitas que incluye diagnóstico.

Si quieres una diferencia realmente que se note sobre la velocidad en tu equipo empezaremos por lo más drástico pero más efectivo:

Reemplazar el HDD por un SSD

La mejor actualización que puedes hacer a tu equipo de escritorio o portátil por costo – beneficio sin duda es reemplazar el HDD por un SSD, estamos hablando de velocidad y un SSD es aproximadamente 10 veces más rápido que un HDD por lo que lo vas a notar, hay una lista de ventajas de SSD sobre HDD, pero eso lo explicamos en otro tema.

Hoy se encuentran a un precio muy accesible, puedes comprarlos aquí o preguntarnos directamente por un modelo en concreto.

Incrementar la memoria RAM

Esta actualización sirve solo cuando las tareas que realizamos con nuestra computadora lo demandan, se recomienda solo si necesitas trabajar con programas que lo requieran, abrir varias aplicaciones al mismo tiempo, etc.

Existen diferentes memorias ram dependiendo la generación de tu computadora puedes comprarla aquí o preguntarnos directamente sobre la adecuada para tu modelo.

Optimizar y limpiar el sistema operativo

Antes de esto podríamos optar por alternativas como reinstalar o cambiar de sistema, si estamos en Windows y nuestro equipo es muy antiguo nos vendría bien probar una distribución Linux, Lubuntu es de las más livianas y completas que nos dejan listos para trabajar en oficina.

Si el punto es quedarte con Windows porque todo lo que tienes gira con él y si llegaste hasta éste punto porque no quieres gastar, te tengo una lista de opciones para agilizar un poco el sistema:

1. Deshabilita programas que se ejecutan al inicio

Abre el Administrador de tareas presionando a la vez CTRL+Mayúsculas+ESC. En la pestaña Inicio verás esos programas y servicios que ralentizan el arranque. Desde el menú contextual (botón derecho) deshabilita los que no sean necesarios.

2. Desactiva los efectos visuales

Desde el cuadro de búsqueda de Windows 10 busca sysdm.cpl. Ve a propiedades del sistema, Opciones avanzadas, Rendimiento, Opciones de rendimiento, Configuración. Ahí podrás desactivar las opciones visuales una a una o de golpe con la opción Ajustar para un mejor rendimiento.

3. Desactiva Cortana

Desde el menú de Windows de la esquina inferior izquierda, haz clic en el icono en forma de engranaje y desactiva Cortana.

4. Elimina archivos temporales e innecesarios

Por suerte, Windows 10 cuenta con un Solucionador de problemas. Lo encontrarás en el Panel de control o con el cuadro de búsqueda y básicamente realiza tareas de mantenimiento como las que hacía en Windows anteriores el Liberador de espacio en disco.

5. Limpia Windows de malware y adware

Herramientas como Malwarebytes Anti-Malware te ayudarán buscando este tipo de software. Puedes descargar la versión gratuita directamente de su página.


Deja una respuesta